Las tendencias de consumo que impactarán en la alimentación de Brasil y de América Latina

¿Alguna vez usted se detuvo a pensar cuáles serán las próximas tendencias de consumo que impactarán en la alimentación del mundo en el que vivimos hoy?

No se puede negar que vivimos en una era de transformaciones y rupturas, en la que todo cambia muy rápido. Y en la alimentación no podría ser diferente.

Pensando en eso, el blog de MasterSense trajo un poco de lo que reveló el estudio más reciente de Consumoteca con respecto a la alimentación en Brasil y América Latina para los próximos años. ¿Está curioso? ¡Entonces acompáñenos en este contenido!

 

La era anti-gourmet

Estamos viviendo un momento en el que la búsqueda incesante de la perfección ha perdido relevancia.

Las personas están valorando cada vez más la autenticidad y la espontaneidad en todas las esferas de sus vidas, incluida la alimentación. En este sentido, el movimiento anti-gourmet gana fuerza a medida que las personas cuestionan la imagen idealizada de los alimentos y buscan experiencias más genuinas.

El estudio realizado por Consumoteca reveló que el 74% de los consumidores han buscado restaurantes más simples y menos gourmetizados, demostrando un cambio en las preferencias y prioridades alimenticias. La monotonía de una vida en la que todo debe ser perfecto está volviéndose insostenible, y las personas están valorando la imperfección como una forma de liberarse y diferenciarse.

Una de las principales características de la era anti-gourmet es la valoración de lo real en lugar de lo perfecto. En otras palabras, la sociedad se está alejando de los estándares estéticos exhaustivos, como la delgadez, la piel clara y luminosa, el cabello brillante, la ropa bien arreglada y las casas impecables. En lugar de eso, hay una tendencia a subvertir el concepto de “feo” y ver la belleza en las imperfecciones.

En el contexto de la alimentación, esa subversión se refleja en una mayor valoración de ingredientes y platos considerados “feos” o fuera de los estándares establecidos. Frutas y vegetales menos conocidos, cortes de carne menos nobles y platos tradicionales simples y sabrosos cobran protagonismo, ya que son vistos como auténticos y representativos de una cultura.

 

Raíces futuristas

Otra tendencia señalada en el estudio está relacionada con la búsqueda de los orígenes y el reconocimiento de las raíces en un mundo que se abre a nuevas narrativas.

Pero, ¿qué significa realmente eso?

Esta tendencia está relacionada con los nuevos movimientos que surgen para volver a contar historias y honrar los orígenes. La búsqueda de conexión con la ancestralidad se ve como una forma de curar el trauma histórico de exclusión y esclavitud, valorando la pluralidad y la riqueza de culturas poco representadas.

La investigación trajo datos muy interesantes en este sentido: el 86% de los entrevistados tienen mucho interés en productos y contenidos que rescatan las tradiciones de los pueblos antiguos.

Y, por supuesto, esta búsqueda de conexión con el pasado se refleja en la alimentación, donde la valorización de ingredientes, técnicas culinarias y platos tradicionales toma protagonismo. Los consumidores anhelan experiencias que honren las raíces culturales, trayendo a la luz sabores auténticos e historias ancestrales.

En este contexto, la alimentación es, literalmente, un plato lleno: se convierte en un espacio perfecto para honrar los orígenes, rescatar tradiciones, ingredientes y celebrar la diversidad cultural. Es por medio de esta conexión con la ancestralidad que surge la innovación, trayendo nuevas perspectivas y posibilidades para la culinaria de América Latina y Brasil.

 

Sostenibilidad beta

Y, por supuesto, el tema de “sostenibilidad” no podía quedar de lado cuando se trata de tendencias de consumo en la alimentación.

En este sentido, hemos visto cada vez más la agenda ESG (Environmental, Social, and Governance) ganando relevancia en los discursos de marca y captando la atención de los consumidores para las prácticas de sostenibilidad, responsabilidad social y ética empresarial.

Aunque hay un creciente interés en este tema, el comportamiento de compra del consumidor todavía es influenciado principalmente por atributos como el precio y la practicidad.

Pero, en el futuro, se espera que esto evolucione. Se prevé que los consumidores se interesen cada vez más en probar alternativas sostenibles, especialmente cuando perciban beneficios personales en esa elección.

Esa mentalidad, conocida como BETA, implica buscar beneficios tangibles al adoptar prácticas sostenibles. Según el estudio de Consumoteca, el 88% de los consumidores creen que las personas comprarían productos más sostenibles si las marcas ofrecieran precios más accesibles o recompensas.

Es decir, es una idea que refuerza esta tendencia y muestra un creciente interés en el tema.

Se presenta como un desafío para las marcas equilibrar la oferta de productos sostenibles con la necesidad de hacerlos accesibles y atractivos para los consumidores. Es fundamental que las empresas busquen soluciones innovadoras, como alianzas con proveedores responsables, adopción de envases sostenibles y transparencia en sus prácticas.

Además, por supuesto, la educación del consumidor desempeña un papel fundamental en la concientización sobre los beneficios y la importancia de las elecciones sostenibles.

 

Colectivo conveniente

Y, finalmente, el concepto de colectivo consciente. Esa idea refleja el hecho de que en el mundo de hoy, cada vez más individualista, las personas tienden a reducir sus vínculos personales en busca de autosuficiencia.

Sin embargo, hay un movimiento de conexión conveniente cuando se dan cuenta de que las prácticas en comunidad pueden acercarse a sus propósitos individuales.

En América Latina, ante una situación económica inestable, ese movimiento de individualismo en red se vuelve aún más evidente, especialmente en situaciones en las que el colectivo puede potenciar ventajas monetarias. Las personas buscan conexiones que puedan traer beneficios financieros y mejoras individuales, aprovechando las oportunidades brindadas por las redes y comunidades virtuales.

En la alimentación, esta idea se aplica a las marcas de nicho. Como, por ejemplo, la práctica de la alimentación sostenible, los alimentos sin azúcar o sin lactosa.

Esa idea de estrechar el consumo y permitir el crecimiento de pequeñas comunidades de consumo tiende a intensificarse cada vez más. Eso es lo que refleja la investigación de Consumoteca: el 62% de los entrevistados dijeron que participan en comunidades con personas que comparten objetivos comunes (como grupos de madres, grupos de veganismo, clubes de libros, grupos de estudio, etc.).

 

¡Explore las tendencias de su mercado con las soluciones de MasterSense!

Entonces, ¿qué le pareció conocer más sobre lo que el mercado y los propios consumidores están proyectando para el consumo regional en el futuro?

Estar atento a esas tendencias y al comportamiento del consumidor final significa entender sus verdaderas necesidades como ser humano e invertir estratégicamente para conquistar a su cliente.

¡Y para eso, cuente con MasterSense! Tenemos las mejores soluciones en ingredientes y aromas que llevarán su marca y producto a otro nivel en el mercado. ¡Contáctenos y venga a cocrear el futuro con Master!

Conteúdos relacionados